CELULITIS Y HOMEOPATÍA


    La celulitis es una alteración del tejido subcutáneo que afecta a más del 90% de las mujeres. Se observa a simple vista, ya que se presenta con edema y acumulación de grasa en zonas localizadas. Se trata de un proceso lento, crónico y multifactorial : por un lado, afecta casi exclusivamente a las mujeres ya que existe un patrón hormonal claro ; pero no a todas por igual porque también hay una constitución personal predisponente ; además, influye el retorno venoso ( los problemas circulatorios empeoran mucho la afección ) ; y otro tema importante es la eliminación de toxinas ( la función del hígado y la vesícula  debe estar regulada). Por todo ello, el tratamiento no puede basarse solamente, como muchas veces oimos, en corregir los malos hábitos dietéticos y hacer más ejercicio (aunque esto es muy importante). Hay muchos tratamientos disponibles que mejoran mucho la apariencia física, pero debemos saber que ninguno de ellos es definitivo pues, al ser una patología crónica tenderá a ir reapareciendo poco a poco.​

     Aclarado lo anterior, yo propongo como tratamiento la mesoterapia, concretamente, la homeomesoterapia. La mesoterapia consiste en realizar múltiples infiltraciones intradérmicas en la zona a tratar de pequeñas cantidades de sustancias que, en este caso concreto, disuelven la grasa y ayudan a su eliminación. La homeomesoterapia es mesoterapia en la que utilizamos productos homeopáticos. Tiene varias ventajas con respecto a la mesoterapia clásica : utilizamos sustancias naturales, tan efectivas o más que las químicas y no tenemos efectos secundarios ni riesgos de provocar reacciones alérgicas y, además, podemos añadir al tratamiento otros medicamentos homeopáticos que regulen los problemas circulatorios, digestivos, etc. que tengamos en cada caso, mejorando así los resultados inmediatos y a largo plazo.​

    El tratamiento varía pues de unas personas a otras en cuanto a medicamentos a utilizar, aunque las pautas de administración son, casi siempre, iguales. Normalmente se  hace una sesión semanal durante, al menos, 5 o 6 semanas. A partir de aquí y según la mejoría que vayamos obteniendo se pueden ir espaciando las sesiones hasta obtener el resultado deseado. Y después, eso sí, tendremos que cuidarnos para conseguir que este resultado se mantenga .

Foto: Armando Cavero