LA HOMEOPATÍA EN LA MENOPAUSIA.

​
La mujer, al finalizar su etapa fértil, atraviesa un largo ciclo de inestabilidad antes de adquirir una nueva forma de estabilidad hormonal. Cada mujer vive la menopausia de una manera diferente, pero sólo unas pocas franquean este periodo de la vida sin dificultad. Durante la época de  “ desequilibrio hormonal “, muchos médicos prescriben hormonas de forma rutinaria, aunque no se conoce exactamente la forma de actuar de éstas.
Con la homeopatía podemos regular los diferentes síntomas que se presentan, ayudando al organismo a adaptarse a su evolución natural, sin imponerle un estado hormonal que ya no le corresponde; si la menopausia es un proceso natural y fisiológico en la vida de todas las mujeres, lo mejor será ayudar a nuestro cuerpo a vivirlo, no a enfrentarnos a él.
Son habituales los molestos sofocos, el aumento de peso por retención de líquido y cambios a nivel mental como aumento de la irritabilidad o la depresión. Todo ello se debe a la situación hormonal del momento y es fácilmente tratable con homeopatía :
​
• Los sofocos, con o sin sudores, se pueden tratar con sustancias como Lachesis, Sulfur, Glonoinum, Sepia, Sanguinaria, …
• La retención de líquidos con Thuya, Graphites, Natrum sulfuricum... 
• Los trastornos psicológicos con Ignatia, Nux vomica, Argen nitricum, Aurum metalicum …
​
En cada caso, el tratamiento variará ; Si cada mujer vive su menopausia de una manera distinta, el tratamiento no puede ser igual para todas.